miércoles, 2 de noviembre de 2011

LIMA – ANTIOQUÍA, EN BICICLETA, 30/10/11

El domingo 30 de octubre nos fuimos a Antioquía, la mayoría de ciclistas que nos acompañó hizo esta ruta por primera vez. Fueron aproximadamente 86 km a puro pedal. La ruta que seguimos fue: La Molina-Musa-Manchay-Cieneguilla-Río Seco-Chontay-Nieve Nieve-Sisicaya-Antapucro-Chillaco-Antioquía.

Ahora existe una carretera nueva que nace en Chontay, pero se interrumpe tras pasar un lugar llamado Chillaco, de allí se inicia una trocha de aproximadamente 8km, luego vuelve la carretera nueva hasta Antioquía. El tramo de Río Seco a Chontay aún no está asfaltado, es una pista en mal estado similar a una trocha.

Partimos desde La Molina, a las 7.15am.


Rodamos por Musa en dirección a Cieneguilla. 

Trepamos hasta la cumbre de la Av. Las Palmeras,
para luego deslizarnos por el serpentín de Cieneguilla.

 Descenso por el serpentín de Cieneguilla.

Participaron 16 ciclistas, de los cuales cuatro hicieron la ruta en la modalidad de entrenamiento, tres fueron a ritmo moderado y nueve lo hicieron a ritmo de cicloturista.

 En el óvalo de Cieneguilla.

 Ingresando a las montañas de Huarochirí, rumbo a Antioquía.

 Breve descanso antes de Chontay.

 Nuestro paso por Nieve Nieve, rumbo a Antioquía.

 Llegando a Sisicaya, tierra de Mitos y Leyendas.

 En medio de las montañas de Huarochirí, a unos 10km de Antioquía.
El grupo de cicloturismo coronó su objetivo a las 5.30pm, nuestros amigos: Juan, Saúl, Lourdes y Raúl se dieron el gusto de llegar a Antioquía a bordo de una cleta, lo mismo ocurrió con mi amigo Pavel, quien horas antes nos había dado el alcance y nos acompañó hasta el final del viaje, hace dos años él no pudo completar la ruta por una avería en su bicicleta. El grupo conformado por Diego, Gabriel y Carlos llegaron a Antioquía cerca de las 3pm y el grupo de los rápidos y furiosos, conformado por Gerson, Kamary, Carlos y Juan lo hicieron mucho antes. Daniel, José y otro ciclista más decidieron retornar desde Chontay.

Llegada a Antioquía, 5.30pm. ¡En cleta sí se puede!
Luego de tomarnos algunas fotos en la plaza mayor y almorzar cerca de las 6pm, decidimos que lo más conveniente era retornar en carro, pues no todos tenían experiencia haciendo descenso nocturno y no todos tenían luces. Para suerte nuestra apareció un camión que bajaba para Lima llevando membrillos, éste nos trajo hasta La Molina, nos cobró 10 soles a cada uno, llegamos como a las 10pm.

El ascenso a Antioquía por momentos fue un martirio, el sol implacable se esmeraba por doblegar nuestro ánimo inexorablemente, sin embargo nadie se rindió, todos soportaron con estoicismo las 10 horas de pedaleo que duró nuestro viaje. La re hidratación fue lo más importante para no sucumbir a la ruta, las frutas ayudaron un montón.

Plaza Mayor de Antioquía, reto cumplido. 
El retorno, encerrados en la tolva del camión fue muy divertido, fuimos oliendo a membrillo, mirando las estrellas y atisbando un cuarto menguante lunar que se iba esbozando en lo alto del cielo, las historias de apariciones y duendes no se hicieron esperar y los saltos provocados por los baches de la pista estuvieron a la orden del día. Por el contrario, Pavel, Raúl y Saúl parecían ir más cómodos en el techo del camión, mismo “Mirabús Huarochirano”.
 
Antioquía, la ciudad retablo, la ciudad de los colores, es uno de los 32 distritos de la provincia de Huarochirí, ubicada en el departamento de Lima, a 1550 msnm. ¡Vale la pena visitarla!

Ver álbum de fotos aquí: RodandoPerú Fotos. 

Conoce el Perú primero y si es en cleta mejor.
Cuando viajes por el Perú no arrojes tus desperdicios en cualquier parte, nuestra patria no es un basurero.

Atte

Dúbert Díaz R.

++++++++++

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada